24
Sáb, Feb
9 New Articles

Callejón de Hamel: cultura afrocubana a cielo abierto

Patrimonio Cultural

Situado entre las calles Aramburu y Hospital, el callejón debe su nombre a Fernando Belleau Hamel, ciudadano norteamericano de origen franco-alemán que, a inicios del siglo XX, instaló un negocio de fundición y dio trabajo y vivienda a la numerosa población china y negra que habitaba el lugar.

Las pinturas murales que adornan el callejón y el edificio colindante; los mensajes escritos y poemas que las acompañan; el colorido de cada área y las esculturas, instalaciones y monumentos confeccionados con los materiales menos imaginados, impactan desde un inicio al visitante por su exotismo. Parece imposible apreciarlo todo de una sola vez debido a la mixtura y pluralidad de elementos, donde el arte inspirado en las culturas de origen africano se entremezcla con el sincretismo religioso.

Según ha comentado su creador y principal impulsor, el artista autodidacta Salvador González Escalona, el objetivo es contribuir a que prevalezcan los valores de identidad y que las futuras generaciones respeten, conserven y conozcan nuestras raíces. “Como lo reflejé en una de las frases que escribí de la autoría de Fernando Ortiz, nuestro gran maestro: Todo pueblo que se niega a sí mismo entra en trance de suicidio”.

El primer mural fue creado por Salvador en 1990 cuando un amigo le pidió que le decorara la fachada de su casa. Luego otra vecina le instó a que continuara en el resto del barrio y, desde ese entonces, la obra se fue ampliando a la pequeña comunidad hasta constituir hoy una galería de arte a cielo abierto inspirada en las raíces afrocubanas, en la religiosidad popular y en la identidad cultural.

La música también se respira con intensidad en el Callejón de Hamel, plaza de la rumba por antonomasia. Amantes del género se reúnen los domingos en su peña semanal, una de las pioneras de la ciudad. Desde el surgimiento de la cita rumbera, muchos grupos que demandaban un espacio fijo y abierto para mostrar su arte, estrenaron sus contagiosos ritmos en el singular callejón.

Callejon de Hamel
Agrupaciones de rumba como Clave y Guaguancó, Yoruba Andabo y Los Ibeyis, hoy reconocidas a nivel nacional e internacional, se presentaron por primera vez en la peña del Callejón de Hamel. También otras muy famosas como Orishas o Kola Loca, dieron sus primeros pasos musicales en el callejón.

Los niños reciben una atención especial a través de talleres de pintura, historia y baile. Los cuartos sábados del mes están reservados para los infantes de la comunidad con diversas actividades artísticas. Igualmente, el proyecto ha organizado conferencias sobre cultura y religión afrocubanas, dirigidas a todo público ávido de profundizar en el conocimiento acerca de las raíces africanas que han conformado nuestra idiosincrasia.

Mezcla de mito y exotismo, el Callejón de Hamel es, sin dudas, un rincón mágico de La Habana muy difícil de olvidar.