17
Mar, Sep
13 New Articles

Un martes 13 de gloria, nace el Sexteto Nacional de Cuba

Musica

 

No todos los martes 13 son de mala suerte. El martes 13 de diciembre de 1927 ha pasado a la historia como un día memorable para la música cubana. Ese día, Ignacio Piñeiro Martínez y un grupo de músicos, amigos y familiares, inscriben oficialmente, La Sociedad Sexteto Nacional, el más grande y universal de los Septetos de Sones, Los embajadores del Folclor Cubano, reconocido hoy a la distancia de 91 años como El Septeto Nacional “Ignacio Piñeiro” de Cuba. Desde entonces se creó en la música cubana, el género musical más bailable del Planeta, el son.

En esta fecha daremos a conocer algunos de los momentos mas importantes de esta agrupación musical desde su fundación y revelaremos públicamente algunos detalles poco difundidos hasta hoy, de las síntesis biográficas de los fundadores, así como las imágenes del Expediente n° 6481 “Sexteto Nacional” 1927, celosamente custodiado en el Archivo Nacional de la República de Cuba.

Sexteto Habana Sport. 1926

El poeta de la Rumba, Piñeiro contaba con 38 años de edad y una larga experiencia en la música afrocubana y realizada su primera experiencia en Nueva York, la meca de la música negra de Norte América, enriqueciéndose con esa visión externa su personalidad creadora que evoluciona aceleradamente a su propio concepto musical, el Son Urbano a lo Piñeiro.

En la organización del Sexteto Habana Sport, a fines de 1926 en la calle Pocito nº 56-D, altos, entre Oquendo y Soledad en el Barrio de Pueblo Nuevo, coincidieron varios acontecimientos. Por una parte, Juan de la Cruz Hermida, conocido tenor y que concertaba innumerables presentaciones con dúos y tríos, junto a los trovadores Bienvenido León Chacón, Alberto Villalón Morales y Juan Cruz, incluso con los que realizó muchísimas grabaciones. Tenía relaciones estrechas con la RCA Víctor y particularmente con John L. Stowers de la Columbia visitante asiduo de La Habana en busca de agrupaciones capaces de hacerle la competencia a la Víctor, que tenía grandes ganancias con el Sexteto Habanero, debido a que el Sexteto Occidente no cubrió todas las expectativas que esperaba la compañía; Además Juan de la Cruz, dueño de una joyería-casa de empeños en el céntrico Barrio Colón, lugar famoso por los prostíbulos, casas de juegos y bares, donde mantenía estrechas relaciones con políticos, personajes de la alta burguesía para los que organizaba rumbas y fiestas privadas, así como con Abakuás, entre ellos okobios de Piñeiro, que contacta con él. Por otra parte, Ignacio Piñeiro recién regresaba de NY de realizar grabaciones con el Sexteto Occidente, conocedor de las intenciones de la Columbia, los mismos motivos por los cuales Miguelito García y María Teresa Vera lo habían enrolado para fundar el Sexteto Occidente.

Desde el inicio el tenor Juan de la Cruz fue el primer Manager o Promotor del Sexteto Habana Sport además de su cantante guía y poseedor de aptitudes de buen negociante.

Enrique “Chungo” Enrizo (La Habana 1895-1975), “el cojo Chungo”, el segundo cantante del Septeto. Era un tipo bajito, era cantante en la Academia Habana Sport, pero como no tenía mucha cultura, no viajaba con nosotros.[1] Este cantante habanero se hace notar en el mundo musical cuando en el mes de agosto de 1926 organizó junto a su hermano Rafael “Nené” Enrizo el Sexteto Enrizo[2] de gran popularidad en la Habana.

Sexteto Nacional de Cuba. 1927

El Sexteto Habana Sport comienza su éxito internacional con las primeras grabaciones sin trompeta para un total de 30 obras, en 15 discos de 78 rpm, realizadas en octubre de 1927 en Nueva York, con la discográfica Columbia, entre los titulos: Esas no son cubanas, Las cuatro Palomas, El Rey de los bongoseros, Viva el Bongó, Una noche de Conga y Mamá se quema la Maya de Ignacio Piñeiro, Contestación a Aurora, Fuga de amor, Has perdido mi amor de Francisco González Solares y Reliquias de amor de Juan de la Cruz. Participaron en estas grabaciones: Ignacio Piñeiro, director-contrabajo; Abelardo Barroso Dargelez, voz guía y Claves; Juan de la Cruz Hermida, voz primera-tenor; Bienvenido León, Voz segunda-barítono y maracas; Francisco González Solares, tres; Alberto Villalón Morales, guitarra; José Manuel Carrera Echarte, bongó. Debido a que el nombre del Sexteto Habana Sport podía confundirse en el mercado americano con otros de distinta música, la directiva de la Columbia le sugiere a Piñeiro cambiar el nombre, y Piñeiro decide renombrarlo como Sexteto Nacional debido que su agrupación la integraban habaneros y santiagueros.

La obra musical de mayor repercusión fue, sin lugar a dudas, Bururúm Bararám, en que se puede escuchas los nombres de los integrantes: Bururúm Bararám, cómo está Miguel. (coro) Vamos a guarachear señores / con un Son de tiempo España / cuando con arte y maña / se inspiraban trovadores. / Quiero que sepan primero / quienes son los que aquí cantan / mis dulces voces levantan / Celestes en el Mundo entero. / Yo que la clave aquí uso / lanzando aquí con gran reposo / con mi ritmo cadencioso / me llaman el gran Caruso. / El gran segundo que amarra / es Bienvenido León / el célebre Villalón / acompaña en la Guitarra. / Hace primo magistral / el dulce Juan de la Cruz / el bongosero de lujo / es el Chino Rey genial. / El Tresero Panchito / que canta con su trabajo / y a cargo del Contrabajo / el inigualable Ignacito. / En la Lira del Poeta / como Sonero de fama / da de sus bellas Damas / le improvisa esta Cuarteta. / En este plan generoso / como anda Miguelito / sin medias, sin calzoncillos / y con los fondillos rotos.[3]

Septeto Nacional de Cuba. Reconocimiento

Al regresar de Nueva York se hace obligatorio registrar el lema que identifica al Sexteto en las placas discográficas “Sexteto Nacional”, es por este motivo y en concordancia con las exigencias de la estructura de la Sociedad Nacional de Músicos, en la Habana, según prescribía la ley de Asociaciones aparecen relacionados 16 personas en la nómina de la “Sociedad Sexteto Nacional” [4]iniciado el 13 de diciembre del 1927 y sancionado el 27 de Diciembre por Sr. Antonio Ruiz, gobernador Provincial de la Habana.

Ignacio Piñeiro Martínez Secretario General de la Sociedad Sexteto Nacional. Certifico que en el libro de actas de esta Sociedad aparece lo siguiente: En la Ciudad de la Habana a los veinticinco días del mes de Diciembre de Mil noveciento Veintisiete reunidos en la número cincuenta y seis de la calle Pocito altos letra D, los iniciadores de la Sociedad Sexteto Nacional para legalizar la situación de la misma de Acuerdo con lo que determina el Artículo quinto párrafo Primero de la Ley de Asociaciones y a este fin, elegir el cuerpo directivo que la ha de rregerentiar en el Primer período. Efectuada la elección se obtuvo el siguiente resultado. Para Presidente, Juan de la Cruz Hermida. Vicepresidente, Armando Vélez Almenteros. Para Secretario General, Ignacio Piñeiro Martínez. Vicesecretario, Francisco González. Para Tesorero, Alberto Villalón. Vice Tesorero, Bienvenido Chacón León. Vocales, Eutimio Constantino; Alberto Naranjo; Antonio Mora; Prudencio Rodríguez; Pedro Poey Caíro; José Cabrera Font; Herminio Cabrera Font; Rafael Campo; Manuel Lastra Casanova; Juan Benítez. En el acto tomaron posesión de sus cargos los individuos electos de lo que doy fe como Secretario y para remitir al Señor Gobernador de la Provincia, se expide la presente por duplicado con el visto bueno del Señor Presidente en la Habana a los veinticinco del mes de diciembre de mil nove ciento veintisiete.[5]

El expediente conformado por Ignacio Piñeiro tiene el número de registro de entrada 16066 y se incluye un reglamento para esta Sociedad Musical con 12 artículos que regulan su funcionamiento, es asentado al libro 18, folio 268, número 6481, Sección 1. del 13 diciembre del 1927, así como inicialmente aparece como presidente Ignacio Piñeiro y secretario Bienvenido Ríos. Llama la atención la inclusión de Prudencio Rodríguez, hermano de Ignacio y que no aparecen incluidos José “Chino” Manuel Carrera, bongosero y Abelardo Barroso, que habían viajado a Nueva York. Los guitarristas Alberto Villalón y Eutimio Constantino forman parte de la nómina. Los demás relacionados son amigos y okobios, como Pedro Poey Cairo, conocido como Pedro “Sesekoi” distinguido Abakuá de Guanabacoa, “… en su casa se realizaban plantes de distintas potencias Ñáñigas, entre ellas Abarakó Chiquito y siempre fue un hombre muy serio, allí en su casa, en la loma, me juré, y también Jesús Blanco[6], en esa época él era bastante mayor, su apodo era debido al título o plaza que ocupaba en su potencia Abakuá…”[7]

La ampliación del formato de Sexteto a Septeto se realiza con posterioridad a la legalización de la Sociedad Sexteto Nacional, en un momento en que los Salones de las Academias, Los Clubes de Recreo, Las Glorietas de los Parques y los Jardines de la Tropical empiezan a concentrar grandes multitudes y aumentar la fuerza sonora de los Sextetos empieza a ser una necesidad para las agrupaciones Soneras en franca competencia con las Bandas y las Charanguitas que empleaban instrumentos de viento, por otra parte Ignacio convencido de esta necesidad y por su propia experiencia con el Sexteto Occidente, comprobando que no era una agrupación “Macho”, portador del fenómeno musical vivido en los Estados Unidos así como valorando el primer intento del Sexteto Habanero con la trompeta en las grabaciones, aunque carente de floreos, se lanza a reforzar el Sexteto Nacional con un cantante guía-improvisador y una trompeta repentista que porfíe con los cantantes. “Entonces Piñeiro puso una trompeta en el son con el coro y un solista cantante. La trompeta hacía una introducción, iniciaba la melodía y el canto lo reproducía, la voz prima y la voz segunda junto con los instrumentos: la guitarra, el contrabajo, el tres, maracas, clave y el bongó; todo eso acompañaba el tipo de música bailable ligera que era el son cubano entonces. Ahí empezó el son, que se repartió por toda Cuba.”[8]

La inclusión de la Trompeta o el Cornetín en las agrupaciones Soneras no tienen un origen cierto, aunque “por allá en los Cabaret y Clubes de la Playa y Marianao había un negrito que descargaba con su Corneta con todos esos grupos, por eso el Sexteto Habanero grabó, en marzo del 1927 con la Víctor en la Habana, con Enrique Hernández” [9], conocido por “El Chino” quien era de la Orquesta en la Academia Habana Sport.[10]

Estando haciendo suplencia, Lázaro Herrera, con su cornetín en la Banda de la Marina, en los Jardines de la Tropical, diciembre de 1927, Ignacio Piñeiro, lo escucha y admirado por su peculiar estilo de improvisación le invita esa noche al Cabaret “La Verbena” en las alturas del Almendares, cuyo dueño era el español Emilio Salas amigo de Piñeiro, allí tocaba con el Sexteto del “Mozo” Borgellá, reconocido tresista y con el que Piñeiro tocaba el contrabajo. “Empezaba a las nueve y media o las diez. Díseme Ignacio: Vamos a ver un montunito ahí para ver cómo suena el Cornetín, porque lo oí floreando los danzones en la Tropical y me gusta eso. En este momento todavía no tenía mi propia trompeta, tocaba el cornetín. Tocaron un montunito y se los floreé y les gustó, y allí se acordó que yo fuera a los ensayos el martes siguiente para un viaje a Nueva York.”[11] De esta manera se incorpora, Lázaro “El Pecoso” al Sexteto Nacional en casa de Ignacio que vivía en Jesús Peregrino entre San Carlos y Belascoaín, detrás de la Gran Logia de Cuba.

Cuando Bienvenido León, Juan de la Cruz y Alberto Villalón conforman el Sexteto Nacional, el Son absorbe a la Trova. El guitarrista del Septeto Nacional era Alberto Villalón-considerado uno de los grandes de la trova tradicional-; y los trovadores se vincularon mucho a aquellos septetos. Ignacio Piñeiro, que era rumbero, componía de una manera diferente al son oriental, era un son occidental; sin embargo, hacia canciones donde la melodía estaba a dos voces. Ya el también estaba trovando el son.[12]

Al oficializarse el Sexteto Nacional ya era conocido como Habana Sport, a partir de este momento y con la inclusión de la trompeta se inicia un nuevo estilo sonero y un definitivo formato en las agrupaciones conocido como “Clásico”. Esta agrupación acertadamente dirigida por el compositor, rumbero y contrabajista habanero supo insertar en el son unas letras con textos largos y fuertemente influenciados por la rumba cubana, el guaguancó y la guajira de la parte occidental cubana. Con el estilo de Piñeiro se consiguió enriquecer el son tanto en letras como en ritmo y estilo.[13]

Síntesis biográfica de los fundadores del Septeto Nacional 1926

Sexteto Nacional 03

Juan de la Cruz Hermida. Se desconoce su fecha de nacimiento y de muerte, se sabe tenía unos 45 años (1880) cuando fundó el Sexteto Nacional (Habana Sport) en 1926. Voz prima (tenorino). Destacado trovador de principios del siglo XIX (1900-1920), se recuerdan sus dúos junto a Bienvenido León y Juan Cruz como los mejores de la historia musical en Cuba. Fue abakuá de la Potencia Abarakó Chiquito del barrio portuario de Regla en donde ocupó plaza de Iyamba. En la Asociación-Conjunto “Los Apache” lideró muchas de sus actividades como cantante y organizador de sones y rumbas en “encerronas” así también en las salidas de comparsas y estudiantinas de los Cabildos y días de Reyes. En 1906 formó un extraordinario dúo con Bienvenido León. Alternaba cantando en los Cines de Barrio de la Capital, como el Oriente (1913), Variedades (1915), Esmeralda (1917). Pionero de las grabaciones discográficas en la Isla, registrando 29 temas entre 1913 y 1923 junto a Pedro Martínez y Villalón con la RCA Víctor, Brunswick y la Columbia, con esta última se inició en 1913 cuando interpretó: Estas Celosa y Plancha tú que mañana yo buscaré, guaguancó de Marcelino Guerra (Co.37982). En 1924 incluye a Bienvenido León al “Trio Villalón” en sustitución de Pedrito Martínez junto a Alberto Villalón disolviéndolo en 1926 para unirse a Piñeiro y su Sexteto. En 1926 funda el Sexteto Habana Sport como director económico (Manager) después renombrado Sexteto Nacional. El miércoles 17 de agosto de 1927 participó en el Cine Cincinnati, en la calle Jesús del Monte, en el homenaje a Floro por sus 80 años de cantar. Se mantuvo junto al Septeto Nacional hasta 1930, siendo su voz principal en la Feria de Sevilla en 1929, dedicándose después al comercio. Se le vio vivo por última vez en las cuatro esquinas de Guanabacoa en el año 1940, lugar donde organizaba con su dinero tremendas rumbas con comida y bebidas en la calle para los vecinos del lugar.[14]

Composiciones más difundidas:

  1. Dime que has hecho / guaracha / 1923
  2. Rita / Bolero / 1923
  3. Esperanza / Bolero / 1923
  4. Marcha Carabalí / Clave Ñáñiga / 1923
  5. El esclavo / Bolero / 1923
  6. Tus lindos ojos / Bolero / 1923
  7. Amparo / Bolero / 1923
  8. Eso de un cuento / Bolero / 1923
  9. Al son de la loma / canción / 1923
  10. Si viene la China me voy / conga / 1923

Composiciones grabadas por el Septeto Nacional:

  1. Reliquias de amor / Bolero / 1927
  2. Mulata Sandunguera / Juan De La Cruz / 1929
  3. Mujer De Fuego / Juan De La Cruz / 1929
  4. Maruxiña / Juan De La Cruz / 1929

Bienvenido León Chacón. Cantante Barítono y maracas. La Habana, 22 de marzo de 1888 - 1988. Viajó a Tampa para trabajar en tabaquerías, muy joven aún, y allí empezó a cantar. En 1906 formó un extraordinario dúo con Juan de la Cruz. En 1910 integro el Trío Nano, más tarde cuarteto, junto a su hermano Ramón “Nano” León, director y voz prima, y el guitarrista Tirzo Díaz, que en 1915 Patricio Ballagas entra por Tirzo Díaz al trío. Sus primeras grabaciones la realizaron en 1913 para la RCA Víctor junto a su hermano Nano. En la década del 20, junto a Mario Pedroso y el guitarrista Rafael “Nené” Enrizo grabó más de 40 obras de Patricio Ballagas para la RCA Víctor y la Columbia. Viajó a New York en 1924 y realizó grabaciones junto a Juan de la Cruz Hermida y Alberto Villalón. En diciembre del 1926 funda el Septeto Habana Sport. 17 de agosto de 1927 participa en el homenaje a Floro en el cine Cincinnati. En 1936 canta con el Sexteto Cauto en pleno auge de popularidad. En 1938 hizo su propio conjunto musical “Septeto Los Leones” con su hermano Nano León, Vicentico Valdés, Cristóbal Dobal y Marcelino Guerra que trabajó en distintos centros nocturnos. En 1943 fue cantante exclusivo de la Emisora Radial “Mil Diez” del Partido Popular Socialista, conformando dúo con Alfredo de la Fé. En 1955 participa en el LP "Fiesta en La Habana" junto a Carlos Embale interpretando Bolero, Sones y Rumbas con la dirección de Ignacio Piñeiro; Y con el grupo Afrocubano de Alberto Zayas “El Melodioso” grabando junto a Carlos Embale y Adriano Rodríguez. Desde 1927 se mantuvo activo en el Septeto Nacional hasta su fallecimiento en 1988. La voz segunda del Son fue su gran aporte.

Composiciones más difundidas:

  1. O Coromimbá / Canto Carabalí / 1916
  2. Inexorable / guaracha / 1916
  3. Un recuerdo / Conga-Guaracha / 1920
  4. Los viudos quieren ternar / Bienvenido León/ 1926

Composiciones grabadas por el Septeto Nacional:

  1. Mujeres enamórenme / Bienvenido León/ 1927
  2. Descanso / Alberto Villalón-Bienvenido León / 1927
  3. No me perturbes / Alberto Villalón-Bienvenido León/ 1927
  4. Fernanda / Abelardo Barroso-Bienvenido León/ 1927

Alberto Villalón Morales. Santiago de Cuba, 7 de junio de 1882-La Habana, 16 de julio de 1955. Trovador, guitarrista y compositor, director musical de Teatro, considerado uno de los grandes de la trova cubana. Alumno de Pepe Sánchez. Fue pionero en introducir el Bolero criollo en la Habana cuando se radica en 1895-6. En 1904 director musical del Teatro de Variedades de Palatino. En 1904 aparece acompañando en la guitarra al dúo Colombo-García grabando para la ZON-O-FONO, entre otros, Mama Teresa, de autor desconocido, en tiempo de son, ejecutada con mandolina por Emilio Reynoso (Reynoso), cantando el tenor Adolfo Colombo, y Claudio García, barítono y claves. Esta es la referencia más antigua grabada que se tiene de un son, aunque era llamado rumba, en el año 1903. En 1906 presentó en el Teatro Alambra la Revista musical: El Triunfo del Bolero. En 1907 grabó algunos discos, solo y con otros artistas, interpretando canciones cubanas. Realizó múltiples viajes a México y a Estados Unidos dejando un centenar de grabaciones. Fundador del Sexteto Habana Sport en 1926 junto a Ignacio Piñeiro. En 1951 le fue otorgada la Medalla Conmemorativa del Primer Centenario de la Bandera Cubana, por su destacado trabajo trovadoresco y su obra musical. En sus creaciones se destacan canciones y boleros: “A Martí”, la clave “Ya reiré”, “Cuando tú llores”, “Boda negra”, "La palma", "Yo reiré cuando tú llores", "Penas y flores", "Me da miedo quererte", "La palma herida", "Los muertos de esta tumba no están muertos", "El ocaso", "Con cuánto amor", etc.

Composiciones grabadas por el Septeto Nacional:

  1. Cubaneo / Alberto Villalón / 1927
  2. Cayó en la loma / Alberto Villalón /1927
  3. Descanso / Alberto Villalón-Bienvenido León /1928
  4. Dónde vas con el rabo / Alberto Villalón / 1928
  5. No me perturbes / Alberto Villalón-Bienvenido León

Abelardo Barroso Dargelez. La Habana 21 septiembre 1905 - 27 septiembre de 1972. Cantante. El 17 de julio de 1925 entró en el Sexteto Habanero que actuaba en el Vedado Tennis Club, realizando grabaciones en la Habana y Nueva York hasta el 21 de Marzo de 1927. En 1926 pasó a formar parte del Sexteto Boloña para viajar a Nueva York , donde grabó en octubre de 1926 y poco después se une a Piñeiro para fundar el Sexteto Habana Sport viajando a Nueva York en 1927 y 1928 ha realizar las primeras grabaciones que sería renombrado Sexteto Nacional. En 1929, regresa al Sexteto Habanero y realiza nuevas grabaciones, al mismo tiempo que organiza el Septeto PicniK en la Habana junto a Frank Grillo “Machito”. En 1930, funda su Septeto Agabama junto a Alfredito Valdés, Nené Enrizo y Oscar Sotolongo. Entre 1929 y 1930, incorporado a la compañía de variedades Salmerón, se presentó en Bilbao, Barcelona y Madrid. A su regreso de España integró, en 1931, la orquesta de Ernesto Muñoz. En 1933 fundó con Orestes López la charanga López-Barroso. Actuó, alternativamente, con esta agrupación y con su Sexteto Universo. 1936 pasó a trabajar como cantante de la orquesta de Andrés Laferté y más tarde a la Orquesta del pianista Everardo Ordaz. 1939 sustituyó a Fernando Collazo en la orquesta Maravilla del Siglo, y actuó en la radioemisora COCO. Trabajó en la década del 40 en el cabaret Sans-Souci. En 1956, obtiene nuevos éxitos con la Orquesta Sensación, en su voz se hizo famosos los tremas, El Panquelero y El Guajiro de Cunaguá, Barroso culminó su carrera artística, con la que ganó, en 1957, el Disco de Oro. Con esta orquesta viajó en 1957 a Miami; en 1959 y 1960 a Nueva York. A principios de 1969 se retiró definitivamente del arte. Su voz quedó registrada, primeramente, con el Sexteto Habanero para la RCA Víctor en 50 grabaciones entre octubre del 1925 a mayo de 1928 y posteriormente en las primeras 54 grabaciones realizadas para la Columbia por el Sexteto Nacional en NY entre 1927 y 1928. Se le atribuye aportar al Son cubano el estilo de cantarlo.

Composiciones grabadas por el Septeto Nacional:

  1. Fernanda / Abelardo Barroso-Bienvenido León (1927)

José Manuel Carrera Echarte. Conocido como “El Chino”. Bongosero. Abakuá que jugó un papel importante en la Cofradía- Sociedad “Los Apache” junto a Juan de la Cruz Hermida. Destacado rumbero, integró el Sexteto Habanero en la década del 1920 con quien viajó a NY grabando sus primeros sones, abandonándolo en 1927 para unirse a Ignacio Piñeiro y fundar el Septeto Habana Sport. Viajó a Nueva York en 1927 y 1928 participando en las primeras grabaciones del Sexteto Nacional; En 1932 funda el Septeto Habana, el 19 de mayo, junto a Antonio Antonín García y Agustín “Manana” Gutiérrez, con el que viajó a Estados Unidos en dos ocasiones y a España. En 1935 integró el Sexteto Bolero. Compartió la música con otros oficios, lo que explica el ir y venir a la música, fue catalogado en los inicios del surgimiento del Son como “El Rey de los Bongoseros”, poseedor de un estilo peculiar que incorporó los toques del Abakuá en el Son cubano. Su trayectoria musical se pierde en el tiempo al dedicarse a otras actividades de negocios.

     

Francisco González Solares “Panchito Chevrolet”

Tresita, compositor y cantante. La Habana, ¿? – Los Ángeles, ¿?. Fundador del Sexteto Habana Sport renombrado Sexteto Nacional en 1927. Amigo inseparable de Ignacio Piñeiro que le apodó “Panchito Chevrolet”. Desde su integración al Sexteto Nacional participó ininterrumpidamente, 39 años, hasta 1966 en que viaja a EE.UU. para vivir con su hijo. En 1972 la muerte le sorprende en los Ángeles. A Panchito Chevrolet se debe el desarrollo y la consolidación de un estilo “habanero” que dio personalidad propia al autóctono instrumento musical cubano en su transición del viejo estilo rayado al punteado introduciéndole numerosos recursos rítmicos y melódicos.

Composiciones grabadas por el Septeto Nacional:

  1. Contestación a Aurora / Francisco González Solares (1927)
  2. Fuga de amor / Francisco González Solares (1927)
  3. Has perdido mi amor / Francisco González Solares (1927)
  4. El rancho de Totora / Francisco González Solares (1928)
  5. A gozar la conga / Francisco González Solares (1933)
  6. Calla campanero / Francisco González Solares (1933)

 

Lázaro Francisco Herrera Díaz. “El Pecoso”. Trompetista. Guara, La Habana, 17 de Diciembre de 1903 - 2000. Comenzó a estudiar música con el maestro Pedro Rojas Martínez a los 11 años de edad en el poblado de Güines, a los 15 años ya era integrante de la Banda Municipal. Integró el Septeto Nacional en 1927 hasta 1993 en que se jubila. Dirigió el Septeto Nacional, cuando Ignacio compartió el oficio de albañil con la música, desde 1936 hasta 1963. Fue el último de los fundadores en morir y tuvo una vida artística muy activa que compartió con el Septeto Nacional. Fue el que materializó el estilo de ejecutar la trompeta en el Son y fue compañero inseparable de Ignacio Piñeiro, además de realizarle las transcripciones de todas sus obras musicales. Durante su larga trayectoria artística fue muy solicitado participando en numerosas grabaciones y actuaciones con disímiles formatos y prestigiosos músicos cubanos y extranjeros.

Composiciones grabadas por el Septeto Nacional:

  1. Las Nenas no lloran / Lázaro Herrera
  2. Me han quemao / Lázaro Herrera
  3. Trompeta querida / Aurelio “Yiyo” Gómez y Lázaro Herrera

Eutimio Constantín Guilarte. Guitarrista y cantante. Santiago de Cuba, 20 de enero de 1906 – Nueva York, 20 de Enero de 1990. Llega a La Habana desde Santiago de Cuba en 1926 y se regresa a finales del propio año. De regreso por segunda vez a La Habana viene con Enrique “Enriquito” Hernández “La Pulga” actuando en diversas Academias y Cabarets, en el “Cabaret La Verbena” conforma un Trio con el Tresista Filiberto Martínez y Enrique Hernández, en 1927. Se vincula la Academia “Habana Sport” donde conoce a Ignacio Piñeiro y realiza suplencia por Alberto Villalón, en el Sexto Habana Sport. Eutimio Constantín se convierte, oficialmente, en miembro fijo del Septeto Nacional en el mes de Octubre 1928. En la etapa del 1928 al 1940, participa en todas las grabaciones junto a Piñeiro. Viaja a la Feria Iberoamericana de Sevilla, España, 1929 y La Feria Universal “Un siglo de Progreso” de Chicago de 1933. En el año de 1946 viaja a México y poco después a Nueva York donde reside hasta su muerte a los 84 años de edad. [15]

Composiciones grabadas por el Septeto Nacional:

  1. Un Toque / Eutimio Constantín / conga-son / 1937.

  

Ignacio Piñeiro Martínez. Musico, creador y director. La Habana, 21 mayo de 1888 al 12 de marzo de 1969. Prolífico rumbero y sonero. Abakuá de la tierra Efori Enkomó. De niño se inspiró como poeta destacándose por sus décimas de alto vuelo y verbo dúctil. En 1928 fue reconocido como: El Poeta del Son”. Dirigió Coros de Clave y a partir de 1900 los transformó en Coros de Clave y Guaguancó, al introducirle poesía y el Guaguancó al frente del Coro Los Roncos del barrio de Pueblo Nuevo con el que triunfó y creó innumerables cantos. Creador de la Clave Abakuá o Ñáñiga dentro de la cancionística cubana. Sus sones y rumbas fueron tocadas y llevadas al disco desde 1904 en versiones de Danzones, hasta que el 13 diciembre de 1927 registra su Septeto Nacional con el cual garbó cientos de obras y viajó a dos Ferias Universales, Sevilla 1927 y Chicago 1933, obteniendo medallas de Oro. Pionero de la fusión de géneros y ritmos cubano como: La Guajira-Son; Bolero-Son; Guaracha-Son y un sinnúmero de variantes, caracterizado por su estilo del Guaguancó que los hace bailables. Hoy es reconocido como el padre de La Salsa por las actuales generaciones.

Composiciones grabadas por el Septeto Nacional:

  1. ¿Dónde estabas anoche? / guaguancó-Son / 1906
  2. Alma Guajira / guajira-son / 1928
  3. Bardo / Son habanero / 1933
  4. Bururúm Bararám / son / 1926
  5. Échale Salsita / Son habanero / 1932
  6. El Guanajo Relleno / guaracha-son / 1933
  7. Esas no son cubanas / son habanero / 1926
  8. Mentira Salomé / son habanero / 1932
  9. Suavecito / son habanero / 1929 /

 


[1] Lázaro Herrera Díaz. Entrevista realizada por Ivor Miller. La Habana.1999. Pág. 11.

[2] Jesús Blanco. 80 años de Son y Soneros en el Caribe. Fondo Editorial Tampikos.1992. Pág. 36.

[3] Ignacio Piñeiro Martínez. Bururúm Bararám. Son. Noviembre 1927, Nueva York. Columbia Records.

[4] Archivo Nacional de Cuba, La Habana. Fondo de Registro de Asociaciones. Código: 009260.

[5] Expediente del Fondo de Asociaciones. Expediente Sexteto Nacional. Registro al Libro 18 Folio 268 número 6481. 13 de diciembre de 1927. Pág. 9-11.

[6] Jesús Blanco, destacado musicólogo cubano, autor del célebre libro “80 años de son y soneros del Caribe”.

[7] José Reyes Fortún. Entrevista del autor en Museo de la Música. 21 de junio 2010.

[8] Lázaro Herrera Díaz. Entrevista realizada por Ivor Miller. La Habana. 1999. Pág. 15.

[9] Pedro Ibáñez, actual director del Septeto Habanero. Conversación realizada en su casa. Febrero del 2004.

[10] Lázaro Herrera Díaz. Entrevista realizada por Ivor Miller. La Habana. 1999. Pág. 15.

[11] Lázaro Herrera Díaz. Entrevista realizada por Ivor Miller. La Habana. 1999. Pág. 6.

[12] Pancho Amat. Vivir para tocar. Articulo de Neris González Bello. Revista Clave. Año 8, número 2-3 / 2006. Pág. 25.

[13] Pablo Emilio del Valle. Arsenio Rodríguez: Padre de la Salsa. Institución Universitaria Antonio José Camacho. Santiago de Cali, Colombia.Pág. 3.

[14] Reyes Fortún, José. Conversación con el autor. 2015.

[15] Avalos, Michael. Datos biográficos de Eutimio Constatín Guilarte. Vía e mail. Agosto del 2018.