15
Mié, Ago
8 New Articles

Aires literarios todavía sobrevuelan la ciudad

Feria Internacional del Libro 2017

Literatura Cubana

Termina febrero y aún se respiran en la capital los aires que dejó la XXVI Feria Internacional del Libro, los cuales se expanden ahora por todas las provincias del país. Dedicada al Dr. Armando Hart Dávalos y con Canadá como país invitado, el evento trajo como siempre un gran número de títulos novedosos, un amplio programa de actividades literarias y culturales, así como la presencia de importantes personalidades del mundo de las letras y el arte.

No faltaron, por supuesto, los homenajes al líder de la Revolución Fidel Castro. Más de una veintena de libros de y sobre Fidel estuvieron a disposición de los lectores, quienes no dejaban de preguntar constantemente por ellos. También se celebró el coloquio “Fidel: política y cultura” en la Sala Nicolás Guillén, donde un grupo de intelectuales analizaron la trayectoria y la vida del autor de La historia me absolverá.

En el recinto ferial de San Carlos de La Cabaña se dieron cita cerca de 46 naciones extranjeras, entre las cuales estuvieron México, Perú, España, Estados Unidos, Irán, Venezuela, Rusia y Alemania, por solo mencionar las más populares. Y hablando de popularidad es necesario señalar aquí una tendencia que se consolida cada vez más en el público que asiste a la feria. Para aquellos que hemos trabajado con frecuencia en el evento, resulta ya familiar el hecho de que una gran parte de los lectores, en especial adolescentes y niños mayores de siete años, se interesen principalmente por afiches de las estrellas del momento ya sea del fútbol, de la música pop o de los animes; o por las agendas Mía que trae Ediciones Margo, las cuales se venden a un precio exorbitante, o por los inmensos libros troquelados, que no es menos cierto que se le meten a cualquiera por los ojos debido a su calidad y diseño. Lo cierto es que muchas veces los jóvenes ni siquiera revisan las ofertas de las editoriales cubanas pues las asocian con una calidad bastante pobre o con temas que no les interesan, cuando en realidad están dejando escapar libros de muy buena factura. No obstante, como en esta Ciudad Maravilla hay más de dos millones de habitantes, nunca faltan aquellos niños y jóvenes ávidos de encontrar diccionarios, novelas policíacas, libros de historia, de música, de cine y hasta de política.

Feria Internacional del Libro 2017

Tampoco quisiera dejar de mencionar el ambiente carnavalesco que se desata en las afueras de la fortaleza, incentivado por un tropel de puestos de comida y de aparatos de diversiones para los más pequeños. No estoy en contra de que en la feria haya lugar para la recreación o el esparcimiento, además de que es necesario que se cree una infraestructura para la alimentación de los visitantes, pero todo ello debe hacerse de forma tal que no se ensucie ni se maltrate un lugar que es patrimonio histórico de la nación.

Feria Internacional del Libro 2017

De cualquier forma, la Feria del Libro siempre es una fiesta para los capitalinos y todos aquellos que llegan, no solo de otras provincias, sino de otras tierras a disfrutar de un espíritu literario y cultural que se genera inevitablemente. Siempre habrá aspectos desde el punto organizativo que se podrán mejorar o no, pero la fiesta del libro seguirá llegando cada año con expectativas y ánimos renovados.